En uno de los viajes de trabajo por Baja California junto a mis compañeros, decidimos parar en el famoso Mirador de la Bufadora, pero hoy no te hablaré de este lugar o la comida de las decenas de restaurantes ubicados en este lugar, en ese recorrido junto a mis compañeros pudimos escuchar a niños que querían tomarse una foto con unos tigres, lo primero que se me vino a la mente fue que en estos lugares habría un zoológico, pero no, fuimos a este lugar por curiosidad, se trataba de un restaurante con la temática de una selva, con adornos de árboles y muñecos de plásticos un letrero con el nombre de Restaurante Habana Banana donde tienen cautivo a tigres de diferentes edades, la mayoría de ellos apenas de 6 meses, los visitantes deben pagar para tomarse unas fotos con los tigres, al ser unos tigres bebes los niños prácticamente los tratan como si fueran unos peluches, desde pellizcos, los levantan en dos patas, no podría creer que algo así sucediera, pude notar que tenían el pelaje corto y desordenado lo que usualmente sucede cuando se toca el pelaje de un animal constantemente.

Me surgieron muchas interrogantes, cómo los obtuvieron, tendrán alguna idea de cómo alimentarlos, que hacen cuando los tigres lleguen a la madurez, no será peligroso tomarse fotos con los niños.

Parece que los tigres de alguna forma incentivan el ingreso de visitantes al restaurante, meses antes estábamos en Texas en un patio de comida donde los niños se tomaban fotos con sus superhéroes disfrazados, y en Baja California, México, ves a las crías de tigres, siendo usados como objetos.

Cómo es posible que esto suceda, que acaso no hay una autoridad que regule la actividad de trata de animales exóticos, la verdad me llevó una mal imagen de Baja California, en especial de este lugar, en vez de recordar el maravilloso mirador con vista al mar, lo único que me llevó de recuerdo es la insensibilidad de las personas que tienen prisioneros a estos tigres y una pena por todos aquellos que se toman fotos con los tigres sin saber que estas son especies que deben estar en su hábitat y no en cuatro paredes.

Shares: