WordPress es un sistema de gestión de contenido increíblemente versátil y popular, en gran parte gracias a la amplia variedad de plugins que puedes utilizar para ampliar las funcionalidades de tu sitio web. Sin embargo, cuando se trata de mantener estos plugins actualizados, hay una decisión importante que tomar: ¿deberías permitir actualizaciones automáticas de plugins o hacerlo manualmente? En este post, exploraremos por qué no siempre es una buena idea habilitar las actualizaciones automáticas de plugins en WordPress y te contaré un experiencia propia.

Activar las actualizaciones automáticas.

Mi experiencia

Administro más de 50 páginas web para clientes, y en un momento, pensé que habilitar las actualizaciones automáticas era una gran idea. Después de todo, parecía ser una forma eficiente de ahorrar tiempo, ya que no tendría que ingresar manualmente a cada sitio web para realizar actualizaciones. Sin embargo, pronto me encontré en una situación problemática.

Durante los primeros días de la semana, comenzaron a llegarme llamadas de clientes alarmados. Todos informaban que sus sitios web ya no funcionaban y que se encontraban con un molesto error 404. Además, no podían acceder al panel de administración de WordPress. La causa raíz de este problema resultó ser un plugin que, lamentablemente, había causado estragos en varios de los sitios, ese mismo plugin tenía la opción de actualización automática.

Para llegar a esta conclusión, tuve que intervenir a nivel técnico. Accedí al cPanel de cada sitio y, con precaución, renombré cada plugin agregando el sufijo «old». Por ejemplo, «contact-form-7 old«. Esta medida me permitía desactivar temporalmente los plugins sospechosos sin borrarlos por completo, evitando así la posibilidad de eliminar un plugin inocente 😇 .

Desde aquel incidente, he aprendido valiosas lecciones en la gestión de sitios web. He adoptado una política más estricta en cuanto a la selección de plugins, evitando aquellos que no son esenciales o que no provienen de fuentes confiables. Además, he implementado un riguroso sistema de copias de seguridad para estar preparado en caso de futuros problemas. Pero quizás lo más importante es que he abandonado por completo la idea de utilizar actualizaciones automáticas para plugins y temas, prefiriendo realizar estas actualizaciones manualmente para garantizar un mayor control y evitar sorpresas desagradables.

Basado en mi experiencia, quisiera compartir algunos consejos valiosos que pueden ayudarte a evitar caer en la misma situación problemática que enfrenté con las actualizaciones automáticas de plugins en WordPress. Estos consejos te permitirán gestionar tus sitios web de manera más segura y eficiente:

1. Falta de control

Una de las principales razones para evitar las actualizaciones automáticas es la falta de control. Cuando permites que WordPress actualice tus plugins automáticamente, estás confiando en que todas las actualizaciones se realizarán sin problemas. Sin embargo, esto no siempre es el caso. Las actualizaciones automáticas pueden romper la funcionalidad de tu sitio web si hay incompatibilidades con otros plugins o temas. Al hacerlo manualmente, tienes la oportunidad de realizar pruebas y asegurarte de que todo funcione correctamente antes de actualizar.

2. Posibles errores y conflictos

Los plugins de WordPress son desarrollados por diferentes equipos y pueden tener actualizaciones en momentos distintos. Si se realizan actualizaciones automáticas, existe el riesgo de que los plugins se actualicen en un orden que genere conflictos. Esto puede llevar a errores en tu sitio web, como funciones que dejan de funcionar o incluso un sitio caído. Al actualizar manualmente, puedes asegurarte de que los plugins se actualicen en un orden que minimice los riesgos de conflictos.

3. Pruebas antes de actualizar

Cuando realizas actualizaciones manuales, tienes la oportunidad de probar las nuevas versiones de los plugins en un entorno de desarrollo o en una copia de seguridad de tu sitio. Esto te permite verificar si todo funciona como debería antes de aplicar las actualizaciones en tu sitio en vivo. Con las actualizaciones automáticas, no tienes esta oportunidad, lo que aumenta el riesgo de problemas inesperados.

4. Compatibilidad con el tema y otros plugins

No todos los plugins se llevan bien entre sí o con todos los temas de WordPress. Al actualizar manualmente, puedes investigar y verificar la compatibilidad de las nuevas versiones de los plugins con tu tema y otros plugins que estés utilizando. Si descubres que una actualización no es compatible, puedes buscar alternativas o ponerse en contacto con los desarrolladores para obtener ayuda.

5. Mayor conciencia y seguridad

Cuando realizas actualizaciones de plugins manualmente, estás más consciente de las actualizaciones y de lo que están haciendo en tu sitio web. Esto puede ayudarte a mantener un sitio más seguro, ya que estás al tanto de cualquier vulnerabilidad que pueda ser corregida mediante una actualización. Si dependes únicamente de las actualizaciones automáticas, podrías pasar por alto la importancia de ciertas actualizaciones de seguridad.

Conclusión

Si bien las actualizaciones automáticas de plugins pueden ser convenientes, es importante sopesar los riesgos y beneficios. Para mantener un sitio web de WordPress seguro y funcionando sin problemas, considera realizar actualizaciones de plugins de forma manual. Esto te brindará un mayor control sobre tu sitio y reducirá el riesgo de problemas inesperados. Recuerda siempre hacer copias de seguridad antes de actualizar y probar las actualizaciones en un entorno seguro antes de aplicarlas en tu sitio en vivo. La seguridad y el rendimiento de tu sitio web son fundamentales, y tomar el control de las actualizaciones de plugins es una parte importante de esa ecuación.

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *